Guardar nuestra autocaravana en invierno

CONSEJOS

Consejos para los que descansan en invierno

El frío, las heladas, la lluvia, la nieve y el resto de elementos que asociamos al invierno pueden deteriorar nuestro vehículo. Las inclemencias del tiempo afectan a sus materiales, a la presión de los neumáticos, a sus líquidos e incluso a los frenos o la batería. El frío no es un gran conservante… De modo que, si no disponemos de garaje (o incluso si lo tenemos) es necesario seguir una serie de consejos para guardar nuestra autocaravana en invierno, descanse mejor y esté en forma en cualquier momento.

Muchos de estos consejos son cuidados necesarios por el simple hecho de parar nuestro vehículo durante un periodo largo de tiempo. Es necesario buscar un lugar con la menor humedad posible y con buenas fuentes de ventilación, para que sus materiales, sobre todo los exteriores, no se deterioren más de lo necesario. Proteger la carrocería manteniéndola limpia o, si es posible, con una funda, también es recomendable. 

La posibilidad de una cera de sellado también es muy interesante, sobretodo en zonas de juntas entre plástico, goma y chapa.

Es muy aconsejable también arrancarla de vez en cuando, si eso es posible, ya que así el aceite circulará por el motor y lubricará partes delicadas. En el caso específico de las autocaravanas, y teniendo en cuenta que poseen depósitos de líquidos susceptibles de congelarse y modifican su volumen, sería necesario vaciar esos espacios así como las tuberías de la AC para evitar roturas. Las llaves de paso son especialmente susceptibles de rotura. Si están congeladas y las forzamos en exceso, la rotura es segura.

También se recomienda dejar abiertos grifos y desagües una vez estén vacíos, además de (por supuesto) vaciar la nevera. Es deseable igualmente renovar el aceite si tenemos pensado dejar parada nuestra autocaravana durante mucho tiempo. Así nos garantizamos que su deterioro entre con más facilidad dentro de los márgenes que recomienda el fabricante. Y hablando de aceites, no olvides lubricar las juntas o bisagras para así garantizar que no se oxiden o deterioren más de lo necesario. Que el vehículo vaya a estar parado no significa que no vaya a sufrir por el paso del tiempo o sus inclemencias. La grasa consistente es un excelente amigo para evitar el deterioro.

Ojo también con el freno de mano, que puede perjudicar el sistema con la humedad. Para evitar su uso puedes usar cuñas que, además, facilitan que el neumático no se deforme por el excesivo peso y la falta de movimiento. Las ruedas, rectas, para proteger el sistema de dirección del vehículo, y la primera marcha metida (no te olvides de pisar el embrague cuando arranques dentro de mucho tiempo).

Cada vez hay más personas que usan un deshumidificador, utilízalo para que el ambiente sea más propicio para nuestro añorado vehículo. Ese olor a humedad y cerrado lo impregna todo.  

Y repetimos: si tienes una lona abierta por abajo, protegerás el vehículo de invitados indeseados, pájaros, arañazos, óxidos indeseados y otros elementos dañinos. Hay fabricantes que tienen accesorios especiales para cada modelo. 

Por último, una de las cosas más importantes. Las baterías de todos los coches y autocaravanas se descargan poco a poco, también si no los usamos. De modo que, si no vamos a arrancar siquiera el vehículo, lo ideal es desconectarla y guardarla en un sitio más cálido, o bien complementarla con paneles solares que recargan la pila. Las baterías son vida para todos. Nos puedes seguir en Instagram para estar a la última de las novedades del blog.

Comparte este artículo:

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

OTRAS NOTICIAS INTERESANTES

ERWIN HYMER GROUP

Una autocaravana es mucho más que un vehículo.
Redescubre el placer de perderte con la tuya con #ErwinHymerGroup